Un poema de Fernando Pessoa.

1888-1935

POEMA EN LÍNEA RECTA.

Nunca he conocido a nadie a quien le hubiesen molido a palos. Todos mis conocidos han sido campeones en todo.
Y yo, tantas veces despreciable, tantas veces inmundo, tantas veces vil, yo, tantas veces irrefutablemente parásito, imperdonablemente sucio, yo, que tantas veces no he tenido paciencia para bañarme, yo, que tantas veces he sido ridículo, absurdo, que he tropezado públicamente en las alfombras de las ceremonias,
que he sido grotesco, mezquino, sumiso y arrogante, que he sufrido ofensas y me he callado, que cuando no me he callado, he sido más ridículo todavía; yo, que les he parecido cómico a las camareras de hotel,
yo, que he advertido guiños entre los mozos de carga,
yo, que he hecho canalladas financieras y he pedido prestado sin pagar,
yo, que, a la hora de las bofetadas, me agaché fuera del alcance las bofetadas;
yo, que he sufrido la angustia de las pequeñas cosas ridículas, me doy cuenta de que no tengo par en esto en todo el mundo.
Toda la gente que conozco y que habla conmigo nunca hizo nada ridículo, nunca sufrió una afrenta, nunca fue sino príncipe – todos ellos príncipes – en la vida… ¡Ojalá pudiese oír la voz humana de alguien que confesara no un pecado, sino una infamia;
que contara, no una violencia, sino una cobardía!
No, son todos el Ideal, si los oigo y me hablan.
¿Quién hay en este ancho mundo que me confiese que ha sido vil alguna vez?
¡Oh príncipes, hermanos míos, ¡estoy harto de semidioses!
¿Dónde hay gente en el mundo? ¿Seré yo el único ser vil y equivocado de la tierra?
Podrán no haberles amado las mujeres, pueden haber sido traicionados; pero ridículos, ¡nunca!
Y yo, que he sido ridículo sin que me hayan traicionado, ¿cómo voy a hablar con esos superiores míos sin titubear?
Yo, que he sido vil,
literalmente vil, vil en el sentido mezquino e infame de la vileza.