Poemas de Alice Notley.

1945


ICONOGRAFÍA.

La imagen lleva grandes y redondas gafas azul opaco más grandes que la parte superior de su rostro ella quiere decir algo, no sé el qué.
Tú: imagen
Él se mantuvo allí, elegido.

En tus ojos él escaparía de la tienda de repuestos para volver a casa y leer.
Mientras lo veo muerto tiene el pelo negro y los ojos marrones no tiene que llevar gafas porque está muerto.

No he visto un lirio del desierto en veinte años pero saber que existen me estremece.
Un año volví a casa y estaban por todas partes, poderosos, floreciendo para existir y en mis ojos.

Como yo podría ser que Y siempre lo veré.
Los presidentes son escoria comparados con los lirios del desierto.

Oh de acuerdo, dice Papá.
Los muertos hablan así jugando pero no necesitan escribir versos — esta corriente de pensamiento. Todavía no sé exactamente cómo son tus poemas. Inmediatos — pero complejos.

¿Lirio? ¿Así de complejos?
Tan complejos como nosotros.
Te estamos viendo… Mientras hablamos y observamos, juntos, pensándolo.
¿Te relajan las palabras?
Al leer, somos ellas.
Estar muerto es como leer.

YO EL PUEBLO.

Yo el pueblo a las cosas que son fueron y llegan a ser.
Fuimos una vez lo que sabemos cuando hacemos el amor
Cuando nos alejamos uno del otro porque hemos sido creados en el número 10 letra A, en invierno y de árboles y de la historia de casas esperamos ser notas de la escala musical del cielo –Yo el pueblo tan reiterativo, y mi visión de mantener a los vecinos vaga- mente aquí a la luz de la brillantina, mi brillantina, mi visión sal de mis ojos para mantenerte rode- arte de oro y que no lo sepas nunca.

Todos nosotros el pueblo que tiene nuestras visiones de oro y plata y sedosa luz líquida derramada de nuestros ojos y todo lo acaricia por todas las paredes.
Soy una última Pre- en este amanecer de Nosotros el pueblo a las cosas que son y fueron y llegan a ser

Una vez lo que supimos fue tan sólo y números resultaron
Es números y oro y en el número 10 letra A tú no tienes que saberlo siempre.
Palabras iniciales que muestran palabras iniciales que muestran que fuimos una vez los primeros en reconocer la inmortalidad de cuerpos numerados.

Y somos los maestros de escucha y habla en el doble borde de cuerpo y aliento
Somos los amantes y los ojos derramados, dentro de ella cuando la boda termina, y el Parque “yace frío y sin vida”
Yo el pueblo, dígase lo que se diga por el primero en llegar, Ángel-Ágata.

Me pongo tus colores escucho lo que decimos…(y yo el pueblo estoy quieta partida en dos y quisiera llorar)

CULTURE OF ONE.

Marie hacía cosas en el barranco; hizo su propia vida, claro, casi más que cualquier otra persona, pero ella escribía cosas en papeles desechados en la basura y hacía figuras de madera y piedras y cuerda y cenizas y lo que sea.
Las figuras no se parecían a nadie, quizá un poco a ella, y los perros del mismo color que todo lo demás, con fauces de lobo, quiero decir, coyote. 

De vez en cuando, algún niño quemaba su choza, mientras ella estaba fuera buscando provisiones.  
Entonces todo su trabajo, tanto lo escrito como lo hecho de cualquier material era quemado.

Ella comenzaría de nuevo. Siempre recordaba cómo hacerlo. 
¿De dónde viene la cultura? Viene de la materia con la cual se construye.

Cuando hizo un tiburón de madera podrida, supuse que era sólo un pez.
Una carpa, quizá;  pero ella lo llamó tiburón.
Puso una mujercita en su boca, pero no era ella; y no era yo, sin importar lo que diga.

Era la madera gritando. 
Era una mujer cualquiera; no, ni siquiera era una mujer. 
¿Qué vas a hacer cuando quemen tu choza?
No me importa, este lugar aún será estupendo.

SKULL.

Tomé un cráneo y lo transformé. Parece uno distinto.
Solía tener  un cerebro de rubí en su interior, y sueños que interpreté equivocadamente.

Sentimientos enganchados al ónix, miserables, de donde brotaban esmeraldas.
Y el repiqueteo del raciocinio… conk, conk.
Sácalo todo y aquí tienes esta calavera, y aún piensas que habla como tú, muerta de hambre, mi lengua busca un sabor confirmatorio.

Entonces sé que soy el monstruo hermoso que he construido. Desnudo revela mis dientes de fantasía? así podemos sentirnos mejor.
Mis errores no podrían ser perdonados por otros; pero ahora somos del color de leones y pavos reales, nosotros, yo, tengo lágrimas pintadas y abalorios por neuronas.

Quiero decir, aves literales en mi boca.
Soy lo que llaman un cráneo sobre modelado, llevo  brillantes caracolas en los ojos; tripas de lagarto por cabellos.

Pienso los mejores pensamientos que puedo imaginar.
También los recibo, absolutamente de la nada.
Tengo muchas voces, las vomito parecen sobre modelados nervios de serpiente, lentejuelas en el cieno fibroso.

En realidad, ella las pega a mí, para poder hablar. Su existencia comenzó haciendo esto, conchilla fabricada hace eones de años luz. 

RENDEZVOUS WITH A FINAL FISH.

El pez de la muerte viene por Tawny. La canoa almada, el tiburón: la muerte te devora como tú a los conejos, querida mía. La canoa se la lleva y se alimenta de ella, con incrustaciones de conchas y pigmento. No, ella es un animal en el desierto? la barca del desierto viene por ti, una canoa de río leve; no, el espíritu del coyote viene por ella. El gran coyote chamán. Marie observa el imaginario de su propia mente fijo en un coyote, con pelaje más oscuro de lo normal, acercándose a ellas cada vez más. Luego, llevándose entre las mandíbulas una cría imaginada de Tawny, Tawny expira. El regazo de Marie se llena de sangre.